FILOSOFÍA – 1º de BACHILLERATO: "MANUAL DE CIVISMO"

El siguiente libro que debéis leer, para debatir sobre sus contenidos en clase, es el de Victoria Camps y Salvador Giner: Manual de civismo, Ed. Ariel.
Sobre este libro se puede leer en la propia editorial:
“El civismo es una actitud esencial para la buena convivencia entre las personas. También lo es para la vida pública. Este manual explora la anatomía de la conducta cívica y descubre cómo sólo mediante ella es posible una sociedad amable, participativa, solidaria y capaz de enfrentarse al intenso cambio social de nuestra época así como a las incertidumbres que nos acechan. Los autores parten de un análisis del buen comportamiento de las personas en su vida privada y en el trabajo para considerar las repercusiones que ello debe tener en la calidad de la vida pública. La reflexión de Manual de civismo descansa toda ella sobre la noción de ciudadanía, así como sobre el compromiso de cada uno de nosotros con la vida de los demás a través de la responsabilidad de cada cual en sus relaciones con el prójimo y con el entorno. Las viejas virtudes de la austeridad, la templanza y los buenos modales son contempladas por Victoria Camps y Salvador Giner como virtudes cívicas. Demuestran cómo de su práctica generalizada depende una vida individual y colectiva civilizada, tolerante y creativa. Tanto o más, si cabe, que de la existencia de unas libertades y una Constitución que garanticen los derechos de todos los ciudadanos.
Contenido: Prefacio. I. Convivir. II. La buena educación. III. Derechos y deberes. IV. Templanza y austeridad. V. El trabajo bien hecho. VI. El reparto del tiempo. VII. La vida contemplativa. VIII. Decir no. IX. Pertenecer y participar. X. Una vida de calidad. XI. Individuos responsables. Conclusión. Por amor propio”.
TRABAJO:
1.- De momento, os tenéis que ir enterando de quiénes son los autores de este libro: datos biográficos, a qué se dedican, publicaciones, etc.
2.- CONSEGUID EL LIBRO PARA PODERLO LEER!!!!
3.- Cada uno de vosotros debéis leer, completo, todo el libro.
4.- Haced grupos de 4 ó 5 personas. Cada grupo elige un capítulo de los once que tiene el libro. De ese capítulo elegido tenéis que hacer un resumen y un comentario crítico, con vuestra reflexión sobre el mismo.
5.- El trabajo de cada grupo lo enviáis al “Mochuelo”.
Fecha tope para el envío: 29 de febrero de 2008.
¡Espero que os entusiame!, Javier.
About these ads

Acerca de Javier

Nací un 6 de febrero, en Zaragoza. Estudié Filosofía en Salamanca (UPSA). Profesor de Filosofía y "otras hierbas" en el colegio E. de Ossó de Zaragoza desde hace unos cuantos años.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a FILOSOFÍA – 1º de BACHILLERATO: "MANUAL DE CIVISMO"

  1. Anonymous dijo:

    MANUAL DE CIVISMO:

    Capítulo Vlll: DECIR NO

    Resumen :

    Este capítulo nos dice que debemos tener nuestras propias opiniones para poder disfrutar de una buena convivencia, y que no debemos centrarnos ni dejarnos influir por la opinión de una sola persona, tampoco por religiones, la sociedad,familia;etc.. Tambien nos dice que una buena convivencia no es la que se lleva a cabo acatando siempre los puntos de vista de la misma persona, sino al contrario son necesarias las discrepancias entre éstas para que haya una buena convivencia, pero siempre mostrando respeto hacia los demás y sus opiniones.

    Nos pone como ejemplo la vida de Mahatma Gandhi y Martin Luther King, ya que lucharon por la injusticia y las diferencias raciales, que cada uno tenía en sus países; por último lograron su próposito por medio de una lucha pacífica y sin violencia, y como había personas que no acataban este punto de vista por lo que llevo a fanáticos a acabar con la vida de estos luchadores pacifistas.

    Comentario Crítico:

    Este capítulo, ya que propone temas que están presentes en nuestra vida cotidiana, y en las decisiones que tomamos cada día nos lleva a pensar si realmente hacemos valer nuestros propios criterios ante los demás o si nos dejamos influir por ellos.

    Trabajo hecho por:
    ” Las mochuelitas filósofas”

    Diana Toaza
    Karina Rogel
    Soledad Quintana
    Estefany Barberán

  2. Trabajo de Filosofía dijo:

    CAPÍTULO VIII – DECIR NO

    RESUMEN:
    Este capítulo trata de una de las cuestiones más relevantes de la convivencia cívica:
    La contraposición de ideas basadas en argumentaciones personales, es decir, reflexiones. Saber decir no conlleva diferir con nuestros más allegados y oponernos a otras voluntades de un modo civilizado y eficaz, esto requiere de una inteligencia estratégica, valor, sangre fría y estar dispuesto a vivir situaciones incómodas. Una de las vías para alcanzar esta convivencia cívica y diálogo de ideas puede ser la violencia pero con ella sólo se consigue perder poder de convicción, respeto y dignidad; además de herir a aquellos que te rodean. Sin embargo, a través de una resistencia pacífica podrás mover montañas. Grandes ejemplos de ello son Gandhi y Martin Luther King. Ellos mejoraron las condiciones de vida y la calidad de la civilización y de la cultura de sus respectivos países, “enseñaron a la humanidad lo que puede hacerse con tacto y valentía, sin el más mínimo uso de la violencia”.
    “Cada uno debe obrar como quien es, no como le obligan”, esta reflexión de Baltasar Gracián, desgraciadamente, en la mayoría de los casos no se lleva a cabo debido a presiones de grupos de amigos, convicciones sociales o incluso tu propio entorno familiar. Como ejemplos podríamos citar cientos, algunos de los más cercanos a nosotros son: la promiscuidad sexual y las relaciones eróticas fáciles y casuales llevadas a cabo por chicas cada vez más jóvenes y el consumo de drogas por los adolescentes de nuestra sociedad o la represión contra los homosexuales. En estos casos se debe actuar con conciencia y prudencia, seguridad en ti mismo, unas fuertes convicciones y una personalidad definida.

    CRÍTICA:
    A nuestro parecer este capítulo tiene gran relevancia en la actualidad, sobre todo a nuestra edad pues continuamente nos sentimos obligados por nuestro entorno a “probar cosas nuevas” ya sea alcohol, drogas, sexos… una persona, en estos casos, debe mostrarse implacable en sus ideas y convicciones pues la vulnerabilidad es algo que nos caracteriza y nos define, pues somos seres humanos. Del mismo modo estamos de acuerdo en la postura de Gandhi, pues sólo hay que ver las manifestaciones a favor de la paz y la no violencia, la resistencia pacífica, moralmente, puede hacer más daño que la violencia pues hace reflexionar a las personas, las cuales se plantean sus ideales de vida. La afirmación que más nos ha cautivado de este libro es: “ El civismo más idóneo para nuestra dignidad es aquel que fomenta nuestro derecho a afirmar nuestras posiciones y razones, no aquel que nos sume en un mar de componendas y difumina nuestras opiniones, intenciones y buenas razones”.

    Realizado por: Cristina Sebastian Lascorz
    Cristina Lausín Lahuerta
    Lara López Serrano
    Noemí Floria Sierra

  3. Anonymous dijo:

    Capítulo 1: Convivir

    Resumen del capítulo:

    En este capítulo se nos cuenta que a pesar de que el ser humano esta en gran parte condicionado por los genes, esta dotado para elegir como actuar en la sociedad, dejando más o menos de lado sus instintos más primitivos, para buscar un fin común que satisfaga a la sociedad en la que habita. Pero no todos los seres humanos realizan un bien para todos, y apoyándose en falsos principios, acaban estableciendo tiranías.

    Para que la convivencia sea posible hace falta poseer unos valores de civismo, la que todo el mundo conoce es la conducta correcta en determinados momentos, como pueden ser los modales, y hay otro significado menos conocido que son los valores por los que se rige o debería regirse una sociedad.

    Lo más difícil de vivir en sociedad es la convivencia, dado que un determinado grupo de personas busca su beneficio superponiéndolo al bien general. Estas disputas surgen a causa del intento de acaparar los recursos existentes, el deseo de dominar al resto de los seres humanos, y la última de las causas es el egoísmo propio del ser humano, que no es compatible con la convivencia.

    Comentario crítico:

    Este capítulo nos ha parecido interesante porque establece la libertad del ser humano para elegir dejando de lado sus instintos naturales, y que las bases éticas se establecen en unos preceptos de una convivencia civilizada. Pero a pesar de estos preceptos el ser humano sigue anteponiendo sus motivaciones internas ante los deseos de los demás, pasando por encima de ellos si es necesario para alcanzar las metas.

    Realizado por:

    -Alejandro Cases Hernández
    -Sergio Cubel Sanz
    -Roberto Sebastián Gañarul

  4. Anonymous dijo:

    Amanda Gaspar
    Ester Garcés
    Coral Anamaria
    Isamar Casallas
    MANUAL DE CIVISMO

    CAPITULO XII: “ Una vida de calidad”

    Resumen:
    En la sociedad actual existe una gran diferencia económica entre ricos y pobres; los que poseen mas dinero cada vez consumen más , y no piensan en los mas necesitados.
    Muchas personas piensan que la calidad de vida se basa en la abundancia, es decir, en poseer cosas materiales sin control.
    Esto ha hecho que en la sociedad cada vez se consuman más alimentos y haya la necesidad de matar mas animales.
    En conclusión el ser humano a pesar de ser un ser “racional “no es consciente de el daño que causa tanto a su entorno como a si mismo, al generar este consumo ilimitado, pues el ser humano es un ser inconformista y cada vez quiere mas sin pensar en las consecuencias.
    Este estilo de sociedad no es precisamente la que previó el gran defensor del mercado libre Adam Smith.

    Critica:
    Opinamos que el ser humano no necesita estar rodeados de bienes materiales innecesarios para colmar su grado de felicidad.
    Estos sucesos pueden acabar también en enfermedades por la gran obsesión que se tiene en la sociedad, como los/as compradores compulsivas, la obesidad,,,etc.

  5. Anonymous dijo:

    CAPITULO 5: EL TRABAJO BIEN HECHO

    En este capítulo del libro, se habla sobre el trabajo bien hecho, y como ha ido evolucionando este concepto según ha ido pasando el tiempo.
    En un principio el trabajo estaba mal visto, y se le atribuía al sector obrero, a los campesinos, esclavos y extranjeros, mientras que la alta nobleza invertían su tiempo en ocio y otros quehaceres. Esta idea fue cambiando, y se convirtió en la teoría de que sin dinero no podemos tener la posibilidad de optar al tiempo de ocio y cubrir nuestras necesidades básicas, y mucho menos darnos ningún capricho. Generación tras generación esta idea ha evolucionado tanto, que hoy en día, el trabajo lo consideramos como una necesidad. Una necesidad para poder ser libres e independientes y tener la posibilidad de no tener que depender de nadie. Para nosotros tener un buen trabajo, es poseer una labor en la que nuestro esfuerzo se vea gratificado por un buen y por un reconocimiento a nuestro trabajo. Por eso cada vez existe el problema de la oferta y la demanda. Las empresas buscarán tener los mejores trabajadores y los mejores cualificados, los cuales aumentarán a su vez la competitividad entre ellos, las ganas de superación… Para poder ser reconocidos como los mejores en su sector, y a su vez tener mayores aspiraciones. Esto último, tiene su ventaja, pero bajo nuestro punto de vista también su consecuencia. El afán se superación y de querer ser el mejor en su profesión, tiene la ventaja de que esta persona tendrá una formación exquisita, pero a su vez podría tener una desventaja, al obtener ese puesto de trabajo tan deseado y poseer el salario correspondiente, esta persona puede olvidarse de la razón o razones que le impulsaron a inclinarse por esa profesión y no por otra, y por lo tanto perder la pasión por ese trabajo tan ansiado durante un tiempo. Al fin y al cabo, todas esas metas, todo ese empeño por querer ser el mejor y destacar nos debería de servir como una motivación personal, teniendo en cuenta que el trabajo desempeñado no sólo te sirve a ti, sino también al resto de la sociedad, y eso es una cosa que nunca debería ser olvidada. El dinero no lo es todo, es una buena razón para aspirar a más, pero nunca debemos olvidar el por qué de lo que hacemos, esa motivación que en su día en nosotros y que nos empuja a superarnos día tras día.

    Realizado por:
    Belén Villalba
    Paula Carrasco
    Beatriz Escura
    Javier Diest
    Roberto Barrado
    Marta Martínez

  6. Anonymous dijo:

    RESUMEN
    “Ética para Amador” es un libro escrito por Fernando Savater. El capítulo que hemos seleccionado es el 2º: órdenes, costumbres y caprichos.
    En este libro, el autor nos habla de los problemas que se nos van planteando en la vida como producto de nuestras propias acciones. Nos explica como tenemos libertad para decidir qué hacer cuando nos surge un problema, pero no lo somos para elegir o no el problema en cuestión. Para ello pone un ejemplo de un capitán de un barco el cuál tiene que decidir entre cumplir o no cumplir con el trabajo y entre la vida y la muerte de él y del resto de la tripulación. La finalidad de este breve capítulo es hacernos reflexionar sobre por qué hacemos o dejamos de hacer algo. El autor nos enseña como los motivos pueden dividirse en tres clases dependiendo de si las decisiones las toma por un “motivo propio” o por “motivos ajenos a ti” que son: órdenes, costumbres y caprichos. Los caprichos son acciones libres porque son pensamientos internos a diferencia de las costumbres y las órdenes que no son actos libres porque están impuestas por alguien.

    CRÍTICA Y REFLEXIÓN DEL GRUPO:

    Bajo nuestro punto de vista “Ética para Amador” es un libro muy interesante y el cuál nos ha hecho reflexionar sobre muchos aspectos de la vida.
    Nosotros hemos escogido el capítulo 2º (órdenes, costumbres y caprichos) porque es el que más nos ha gustado. Su lectura se nos ha hecho muy amena, ya que cuenta cosas muy interesantes, hace comentarios y comentarios muy acertadas, reflexiona sobre aspectos en los que no nos habíamos parado a pensar,…y además ameniza sus apreciaciones con ejemplos concretos sencillos de entender: en este caso, con la historia del “capitán del barco” de Aristóteles; o con el “profesor de vuelo que pregunta al aprendiz de aviador”). Además utiliza un lenguaje sencillo que hemos podido entender con facilidad.
    El autor, Fernando Savater, se dirige al lector como una persona a la que conocemos bien, alguien que nos da consejos sobre lo que debemos y lo que no debemos hacer.
    Nos ha dado mucho que pensar la frase que dice que “aunque no podamos elegir lo que nos pasa, podemos en cambio elegir lo que hacer cuando nos pasa”. Es algo en lo que no habíamos caído. Es cierto que somos libres pero, como nos hemos dado cuenta, lo somos para elegir lo que hacer frente a situaciones que no somos libres para escoger.
    Nos hemos parado a pensar en el pobre capitán del barco. Realmente tiene un serio dilema. Entre nosotros, hemos comentado que probablemente lo que haríamos si nos viéramos en esa situación, sería tirar la mercancía, porque creíamos que íbamos a vivir más tranquilos pensando que habíamos tirado algo material (aunque esto conlleve también perder el trabajo), a matar a cuatro o cinco tripulantes.
    También nos ha hecho gracia la respuesta que da el aprendiz de aviador a su profesor, para nosotros es una respuesta perfecta y muy inteligente.
    En general nos ha parecido un libro educativo a la par que emocionante, en especial, este segundo capítulo.

    Ø Ana Mª Sampériz
    Ø Raúl Beúnza
    Ø Isabel Tejero
    Ø Elisa Gil

  7. Anonymous dijo:

    Ética para Amador

    Capítulo IV:Date la buena vida.

    RESUMEN:
    Este capítulo trata sobre como puedes “hacer lo que quieras” aunque eso signifique que se esté dando una orden “haz eso y no lo otro”, que es para que se actúe libremente.
    No hay que preguntar a nadie sobre la vida de uno mismo porque eso te lo tienes que preguntar a ti mismo.
    La expresión “haz lo que quieras” no es sino el reflejo del problema esencial de la libertad misma y es una forma que quiere decir que hay que tomar el problema de tu libertad en serio,no hay que confundir el hagas” lo que quieras con el hagas “lo que te venga en gana”.
    Esto lo explica con un ejemplo de dos hermanos gemelos Esaú y Jacob,
    Esaú había nacido antes y por eso se le concedía el derecho de primogenitura y es el que heredaría todo,un día que Esaú llegó de cazar le dijo a su hermano Jacobo que si le daba un plato de lentejas de las que había preparado,este dijo que sí pero no gratis sino que quería a cambio el derecho de primogenitura y este accedió sin pensarselo ya que él estaba pensando solo en el plato de lentejas que era lo que le apetecía en ese momento y pensaba que él se moriría antes.
    Como Esaú tenía miedo a la muerte decidió vivir como si estubiese muerto y todo le diese igual,la vida hay que vivirla llena de recuerdos y esperanzas.

    CRÍTICA:
    A nuestro parecer este capítulo muestra como debemos hacer las cosas de un modo correcto y sin cometer errores como le pasa a Esaú,también cuenta como debemos vivir la vida para poder ser felices y no vivir con el temor de la muerte.

    Realizado por:
    María Pilar Almansa Orce
    Carolina Martínez
    Marta Almanza

  8. Anonymous dijo:

    DECIR NO
    Resumen:

    Convivir no es rendirse a la voluntad de los demás. Entraña consentir, permitir, tolerar, fingir, hacer la vista gorda y tantas otras estratagemas que ponemos en práctica para conseguir la paz.
    Convivir puede también incluir el desacuerdo, la discrepancia y la negación a responder a las expectativas que los demás tienen de nosotros.
    En el fondo la parte esencial es aquella que nos permite diferir, discrepar y hasta oponernos a otras voluntades de un mundo a la vez civilizado y eficaz.
    El civismo consiste en una cultura de buenas maneras que nos permite diferir prácticamente y avanzar en la solución de conflictos de modo incruento. La vida social, es esencialmente conflictiva: no en vano muestra una imagen del Edén, o de la arcadia…
    La nostalgia puede hacernos sentir que hubo un tiempo en nuestras vidas en que todo fue dicha.
    Para muchos hay felicidades parciales o momentos idílicos. No hay convivencia sin intereses encontrados, sin desigualdades, opiniones incompatibles, dominaciones injustificables, ilusiones perdidas, desilusiones y amarguras.
    Siendo las cosas como son, es inevitable que surjan sin cesar enconos y discordias.
    El civismo es el marco mínimo adecuado para resolver fructíferamente muchos de los conflictos endémicos en la convivencia.
    El civismo más idóneo para nuestra dignidad es aquel que fomenta nuestro derecho a afirmar nuestras posiciones y razones. Nada más alejado que este Manual que recomendar un mundo nebuloso y moralmente flácido. Pensamos que es bueno abogar por un civismo que no esté reñido con los principios de cada cual. Nuestra idea es que esa suerte de civismo constituye precisamente la mejor vía para lograr que triunfen esos principios.
    Para ilustrar esta posición evocaremos dos ejemplos de intenso civismo que han sido a la vez casos de una no menos intensa voluntad de hacer triunfar convicciones radicales. Casos que nos demuestran que los ideales más extremos pueden alcanzarse a través de la virtud cívica, sin recurrir a la violencia.
    El primer ejemplo es el de la lucha por la independencia de la India por parte del Mahatma Gandhi.
    El segundo caso es el del movimiento inspirado por Martin Luter King, el de los derechos civiles de los negros norteamericanos.
    El resultado no fue sólo una dignificación de los ciudadanos más afectados por la injusticia sino que mejoró las condiciones de vida y la calidad de la civilización y de la cultura de sus respectivos países.
    Ambos enseñaron a la humanidad lo que puede hacerse con tacto y valentía, sin el más mínimo uso de la violencia. Para ello hay que sacrificarse.
    Ambos héroes de nuestro tiempo fueron asesinados por fanáticos. Quienes no somos héroes no pedimos heroísmo alguno.
    Cada día presenciamos manifestaciones cívicas no violentas a favor del desmadre nuclear, o por la paz, o para defender el ambiente o la naturaleza. Todos se inspiran en la tradición creada por los movimientos como los de las mujeres sufragistas británicas a principios del siglo XX.
    Esos esfuerzos prueban cada día que toda causa noble puede triunfar sin violencia.
    Los fanáticos que se entregan al terrorismo son esencialmente inciviles. Destruyen la paz civil, la convivencia cotidiana, el discurrir tranquilo de gentes que van a sus asuntos sin meterse con nadie.
    Hay que mostrar tozudez, persistencia, buenos modales y estar dispuesto a pasarlo mal a veces.
    Ahí está la gran lección: la resistencia pacífica.
    Si desde estos casos extremos de oposición cívica a poderes que son sentidos como ilegítimos o inmorales volvemos la vista a situaciones menos cruentas, comprobaremos que la expresión bien educada de nuestra rebeldía ante situaciones con las que discrepamos o no podemos estar de acuerdo también sigue dando buenos resultados.
    El joven que crece en una familia católica muy tradicional pero que ha perdido su fe y deja de practicar su religión puede tener que enfrentarse con unos padres autoritarios, crispados, amenazadores. Hace falta firmeza. Algunos les amargan la vida porque no estudian esta o aquella carrera, o sencillamente porque sus ideas sobre la vida son distintas.
    Hoy en día, por ejemplo, continúa siendo una desventaja ser homosexual.
    En todos estos casos, cada uno tiene que librar una batalla amarga, para afirmarse y para que no le avasallen. En esa batalla es en la cual se juega la dignidad de uno mismo y EL DERECHO A SER DIFERENTE.
    Por eso el consejo de Baltasar Gracián de que “cada uno debe de obrar como quien es, no como le obligan”.
    Practicar el arte de la prudencia no debe significar que aniquilemos nuestra personalidad ni nuestras convicciones. La permisividad no está libre de trampas. En realidad las presiones por aceptar ciertos modos de conducirse son fortísimas. Hay muchachas a quienes no les interesan las drogas o el sexo, y que se sienten acosadas por sus propios amigos. No sólo prueban dichas cosas sino que sucumben a ellas.
    La insolencia no es necesariamente un mal, ni un vicio. Puede ser una virtud. En el arte de decir no la insolencia ocupa un lugar muy respetable. Merece que la elogiemos. No hace falta ser una persona muy excepcional para unirse a la estupenda comunidad de los buenos insolentes.

    Crítica:

    Este capítulo nos parece de vital importancia porque trata un tema contra el que nos enfrentamos día a día en una sociedad y un momento de nuestra vida en el que necesitamos ser aceptados por un determinado grupo.
    Para reafirmarnos en nuestras convicciones, no es necesario el uso de la violencia, y en esta línea de pensamiento se guía éste libro al citar ejemplos como el de Ghandi o Martin Luther King.
    Ambos personajes triunfaron, fueron y siguen siendo un ejemplo a seguir para todos aquellos que desean movilizar al mundo con sus ideas a favor de la paz, mostrando a la vez una gran talla intelectual y, sobre todo, una enorme calidad humana.
    Debemos aprender a no dejarnos influenciar sólo por que el grupo lo diga. Debemos tener nuestra propia personalidad y ser consecuentes con nuestras creencias. Sino, estaremos siempre sometidos a las directrices de otras personas que sí han sabido mantenerse firmes y han rechazado propuestas que, aunque son compartidas la mayoría, van en contra de sus principios, en definitiva, personas que han aprendido a decir no.
    Por todo esto, es importante tener control sobre nosotros mismos y defender aquello en lo que creemos de un modo correcto.

    Trabajo realizado por:

     Fabiola Pena
     Ana Pescador
     Néstor Paricio
     Ana Belén Gómez

  9. Anonymous dijo:

    Ainhoa Casaló
    Marta Villacampa

    Manual de civismo
    VIII. Decir no

    Resumen:

    Convivir puede incluir el desacuerdo, la discrepancia y la negación a responder a las expectativas que los demás tienen de nosotros, cuando esperan que cumplamos y no cumplimos. Ello es así cuando diferimos con firmeza, pero con civismo.
    El civismo consiste en una cultura de bienas maneras que nos permite diferir pacíficamente y avanzar en la solución de conflictos de modo incruento, o del mono humanamente menos cruento de los posibles.
    La nostalgia puede hacernos sentir que hubo un tiempo en nuestras vidas que todo fue desdicha.
    La plenitud feliz muy duradera no es la norma para los mortales.
    Un civismo que consistiera exclusivamente en intercambios de zalemas y de frases hipocritas entre gentes dispuestas a darse puñaladas por la espalda no sería miu recomendable. En cambio, parece más interesante en el contexto de nuestro discurso es el que permite, de veras, discrepar y negar la opinión y aun la autoridad o el poder de los demás, sin ejercer violencia alguna.
    El civismo más idóneo para nuestra dignidad es aquel que fomenta nuestro derecho a afirmar nuestras posiciones y razones.
    Es bueno abogar por un civismo que no esté reñido con los principios de cada cual.
    Casos que nos demuestran que los ideales más extremos pueden alcanzarse a través de la virtud cívica, sin recurrir a violencia alguna.
    La resistencia pacífica, o bien la protesta igualmente pacífica mueven montañas. Y son más civilizadas, tanto en métodos como en resultados, que en su contrario, la violencia.
    La expresion bien educada de nuestra rebeldía ante situaciones con las que discrepamos o no podemos estar de acuerdo también sigue dando buenos resultados.
    Cada uno debe obrar como quien es, no como le obligan.
    Cualquier ciudadano que discrepe, apoyado en su razon, de lo que ve y le rodea puede irritar o melestar a quienes se benefician de cosas abominables o sordidas, sin confesarlo. Si su actitud es vista como insolencia, solo podemos recomendarle paciencia. Y persistencia.

    Critica:

    Nosotras hemos cojido frases mas características del capitulo decir no, hemos cojido las mas representativas y hemos intentado variar en las opiniones que habia dentro de el, en la primera frase, es actual de las personas, muchas veces nos decepcionamos cuando esperamos algo que no nos dan, todas las personas no ven todo de la misma manera y las personas intentan crear el civismo, cosa que casi nadie tiene en cuenta para ellos ni para los demas. Muchas personas se ven atemorizadas por otras personas o por situaciones y prefieren venderse o simplemente dejar estar, como bien dice un autor en una frase puesta en el resumen.
    Cada persona tiene que ser firme a sus pensamiento y a sus ideas y no dejarse llevar por otros, hay que aprender a saber decir las cosas y tener la persistencia de ellas y no dejarse llevar.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s